Estilo de Vida
Leave a comment

Proponle Matrimonio a tu Novio en el Año Bisiesto 2020

Febrero es un mes extra especial y romántico este año. Además del Día de San Valentín el 14 de febrero, 2020 también es año bisiesto, lo que significa que hay 29 días en el mes en lugar de 28.

Esto ocurre solo cada cuatro años, lo que hace que el año sea de 366 días en lugar de 365, y el 29 de febrero es llamado día bisiesto.

Según la antigua tradición irlandesa, ¡cada año bisiesto, una mujer puede proponerle matrimonio a un hombre! Si bien sabemos que en la sociedad moderna las mujeres pueden proponerle matrimonio a su amorcito cuando lo deseen, tradicionalmente en Irlanda, esto solo era aceptable en los días bisiestos.

¿Por qué y Cuándo Comenzó esta Tradición del Año Bisiesto?

La antigua tradición se remonta a la Irlanda del siglo V cuando Santa Brígida de Kildare, una monja, se quejó con San Patricio, el santo patrón de Irlanda, de que los hombres tardaban demasiado tiempo en proponerle matrimonio a sus parejas y que frecuentemente eran «demasiado tímidos». Le pidió a San Patricio que le diera permiso a las mujeres de proponerle matrimonio a los hombres. San Patricio entendió las preocupaciones detrás de su solicitud y dictaminó que una mujer podía proponerle matrimonio a un hombre el 29 de febrero, o día bisiesto, cada cuatro años.

La tradición se extendió lentamente a Escocia cuando los monjes irlandeses emigraron ahí. En 1288, la reina Margarita aprobó una ley estableciendo que las mujeres tienen derecho a proponer matrimonio a los hombres en un año bisiesto. La reina Margarita también estableció la regla de que cuando una mujer fuera a proponer matrimonio, tenía que usar una enagua roja para mostrarle a su pareja que estaba a punto de pedirle que se casara con ella. Así como cuando un hombre le propone matrimonio a una mujer, los hombres tienen derecho a negar la propuesta, sin embargo, la ley establece que cualquier hombre que rechace la propuesta tendrá que pagar una multa, que puede ir desde un beso hasta un vestido de seda o un par de guantes. El gasto y tamaño del obsequio dependían de lo mucho que hubieran herido los sentimientos de las mujeres.

La leyenda dice que esta decisión proviene de otra historia sobre Santa Brígida y San Patricio. Según la fábula, justo en el momento en que San Patricio dictaminó que las mujeres podían proponer matrimonio a los hombres en un año bisiesto, Santa Brígida se hincó en una rodilla y le pidió su mano en matrimonio. Para gran decepción de Santa Brígida, San Patricio negó su propuesta, pero suavizó el golpe besándola en la mejilla y comprándole un vestido de seda.

Con el tiempo, esta novedad se extendió por Europa y las mujeres comenzaron a proponerle matrimonio a los hombres en los años bisiestos. En la sociedad de clase alta en Europa, la multa por negarse ante una propuesta de matrimonio implicó que el hombre comprara 12 pares de guantes para la mujer que rechazó. Los guantes se usaban para ocultar la vergüenza de no portar un anillo de bodas.

Hoy en día, la tradición todavía es ampliamente celebrada por muchos, sin embargo, algunas cosas han cambiado. Ahora las mujeres pueden proponer matrimonio en cualquier momento del año durante un año bisiesto y los hombres no tienen que dar un regalo si su respuesta es “no”. En Estados Unidos, muchas personas se refieren al día como el «Día de Sadie Hawkins». Este feriado estadounidense alienta a las mujeres a tomar las riendas de sus vidas e invitar a los hombres a salir en una cita. En el Reino Unido, el día se conoce en gran medida como el “Día del Soltero”, que es el día en que los hombres deben relajarse y esperar a que posiblemente una mujer les pida matrimonio.

Proponiéndole Matrimonio a tu Novio

Una propuesta de matrimonio es una de las experiencias más emocionantes que uno puede tener, tanto para la persona que pregunta como para la persona a la que se le pregunta. Hay muchas razones por las que deberías tomar el asunto en tus propias manos, hacer un «Sadie Hawkins» y hacerle la pregunta a tu pareja. Algunas buenas razones son que puedes crear tus propias reglas; que estarás dando un gran ejemplo a las mujeres cercanas a ti que están en la misma posición que tú; que estás tomando acción en lugar de ser pasiva y esperar; y por último, ¡que puedes elegir el anillo de compromiso!

¿Te sientes lista para dar el gran paso este 29 de febrero y pedirle a tu novio que se case contigo?